image

Ya lo dijo el nuevo entrenador del Valencia en rueda de prensa “Era terrible venir a jugar a Mestalla. Los aficionados parecían furiosos” Pues eso pasó este domingo….

Después de unos meses de confusión y dejadez del equipo por culpa de Nuno, que se tradujo en aburrimiento por parte de la grada. Viendo como el ir a Mestalla volvió a ser un “suplicio” como ya lo fue en la época del “Gran” gestor.

La propiedad del club no se daba cuenta de que los valencianistas no estamos locos, no queremos ganar la Liga o la Champions en un sólo año. No pitábamos a Nuno por el simple hecho de “cargarse” a Salvo y a Rufete. No le cantábamos “Nuno vete ya” por querer ser los líderes de la Liga.

Lo hacíamos por queremos sentirnos orgullosos de nuestro equipo. Queremos ver a los nuestros presionar al rival como si fuera la final de la Champions. Morder a cada rival que tenga la pelota. Correr cual alma que lleva el diablo. Gritar de desesperación por la oportunidad pérdida. Creer en si mismos hasta el último segundo de partido.

Todo esto ocurría el año pasado y por arte de magia, este año se ha esfumado. Pero después de la marcha del amigo de Mendes, todo era posible.

El examen era de los gordos. Venía el todo poderoso Barça que contaba sus partidos por goleadas, incluido el clásico contra el Madrid. Nadie daba un duro por nosotros. Las casas de apuestas pagaban un dineral por el empate o la  victoria del Valencia.

Pero era una de esas noches en las que el equipo se crece y saca el espíritu del murciélago.

El Valencia salió bien posicionado en el campo y aguantó las envestidas de los “polacos”. Una y otra vez los Messi, Neymar y Suarez se encontraban con la presión de los valencianistas.

Solo un fuera de juego que se comió el asistente pudo con nosotros. Un gol q jamás debió subir al marcador. Pero este Valencia no es el de Nuno. Este Valencia tiene amor propio y cree en sus posibilidades.

En los minutos finales, un centro de 40m medido de Bakkali para Alcacer, que éste controla a lo crack entre dos defensa y deja para Mina que con la calidad de un killer fusila a Bravo.

Mestalla se volvía loca y con razón. Las 55.000 almas que allí nos encontrábamos, por fin, nos volvimos a sentir orgullosos de nuestro equipo.

No era difícil, pues, contentar al valencianismo. No pedíamos tanto, sólo queríamos salir con la cabeza bien alta de Mestalla. Sabiendo que nuestros jugadores se habían dejado la piel en el campo. Por que de está manera nosotros nos dejaremos siempre la garganta apoyando al equipo.

Mestalla ha vuelto a ser un infierno para los rivales….que pase el siguiente…

Resumen del Valencia vs FC Barcelona (1-1)

Anuncios

“Es difícil vencer, al que nunca se rinde”

Un comentario en ““Es difícil vencer, al que nunca se rinde”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s